Adaptar el consentimiento de usuarios al RGPD

El principal objetivo de reforzar la necesidad del consentimiento de los usuarios es que recuperemos un completo control sobre los datos que nos pertenecen. En la protección de datos es fundamental tu consentimiento para la conservación de tu derecho a la privacidad.

Como consecuencia de dicho derecho a la privacidad, la adaptación al RGPD pretende acabar con muchas de las prácticas de vulneración a la protección de datos que nos conciernen y que, además, siguen siendo habituales en la actualidad.

La primera de ellas es el que conocemos como consentimiento “óminbus”. Dicha práctica se refiere al tratamiento de nuestros datos y a sus requisitos. También englobará todos los términos y las condiciones para su utilización.

Una cosa importante que tienes que saber es que si una empresa ha recogido tus datos de una lista de contactos, con la nueva adaptación al RGPD dichas fórmulas opt out van a estar prohibidas. Dicha prohibición coincidirá con la entrada en vigor a finales de mayo de este 2018 del nuevo Reglamento General de Protección de Datos.

Las fórmulas que ahora se tienen que utilizar para la recogida de tus datos son aquellas que reciben el nombre de opt in. Esto es, que explícitamente se te señale un cuadro en el que marques tu consentimiento a la recogida, es decir, que no podrá ser presunto.

¿Cómo se producirá la adaptación al Reglamento General de Protección de Datos del consentimiento desde mayo de 2018?

El nuevo Reglamento General de Protección de Datos engloba muchas bases que permitirán la legitimación del tratamiento de tus datos personales.

Uno de los aspectos que regula es el consentimiento. A su vez, otros elementos que encontraremos regulados en el mismo serán el contrato, el interés legítimo del responsable, las obligaciones legales y. en general, el interés público.

La adaptación al RGPD del consentimiento se va a producir de diferentes formas. En primer lugar, el interés legítimo. Y, por otro lado, los tratamientos que se permitan para las finalidades compatibles. Es decir, usos legales de tus datos para fines con respecto a los cuales no hayas dado tu consentimiento, pero que sea posible usarlos de acuerdo con la ley. A continuación te hablamos del reciclaje de los consentimientos.

Protección de datos en el reciclaje del consentimiento

Reciclar el consentimiento es una técnica que consiste en formular una solicitud a los usuarios. Como persona física, tendrás que confirmar de nuevo el consentimiento que expresaste con anterioridad. No obstante, dicho consentimiento se realizará adaptándose a las nuevas reglas que se recogen en el RGPD.

¿Para qué se te pedirá una nueva confirmación de consentimiento?

En primer lugar, debemos decir se te pedirá dicha confirmación para la adaptación al RGPD del consentimiento para todos los casos que se recogen en el RGPD. Para ello, se te deberá informar con detalle de todos los diferentes tratamientos que se pretendan proyectar. Y el nuevo consentimiento deberá ser expreso e inequívoco.

No obstante, no siempre siempre se te va a pedir el consentimiento de forma explícita, ya que existirán casos en los que no será necesario para el tratamiento de tus datos.

También se te pedirá para los datos que, de acuerdo con el RGPD, se encuentren especialmente protegidos, para adoptar decisiones automáticas y para todo lo relacionado con el marketing directo.

De hecho, en relación con el marketing directo, es este ámbito uno de los más afectados por la nueva adaptación al RGPD. Ello se debe a que en la mayor parte de las ocasiones, tus datos personales se han obtenido con fórmulas que legalmente hablando, tenían fecha de caducidad. Esta es, la de la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos.

¿Cuándo no será necesario una confirmación explícita del consentimiento para la adaptación al RGPD?

El consentimiento no será necesario cuando el responsable del tratamiento sea una Administración pública en el ejercicio de sus funciones o dentro de una relación precontractual o contractual, así como laboral o de tipo administrativo.

Tampoco será necesario que se te pida de nuevo el consentimiento cuando lo que se trate de proteger sea un interés vital, al igual que ocurre cuando un interesado no está capacitado para dar el consentimiento, ya sea física o legalmente.

En cuanto al interés legítimo, el tratamiento tendrá que poseer esta condición para el responsable. Y, por último, has de tener en cuenta que si tus datos se recaban de fuentes accesibles al público, no será obligatorio que se te pida el consentimiento.

Posibles aspectos dudosos de la adaptación al RGPD

La primera consideración que debes tener en cuenta es que tu consentimiento no ha de considerarse prestado de forma libre si ha sido por coacción, engaño directo o falta de información. En este caso, podrás retirarlo sin que sufras ningún tipo de perjuicio.

Como el consentimiento es un elemento que no debería dejar aspectos dudosos, el nuevo RGPD impone que se te tenga que requerir expresamente. De este modo, es necesario que expreses una acción o declaración indudablemente afirmativa.

¿Y qué pasa con el consentimiento de los menores de edad?

El RGPD recoge en su artículo 8 las condiciones que serán aplicables al consentimiento de los menores de edad. Dichos requisitos se imponen en relación con los servicios de la sociedad de la información.

Será legal que se traten datos personales de menores de edad aunque mayores de 16 años. Pero ten en cuenta que si la edad fuera menor, sería necesario recabar el consentimiento de quien tenga el título de su patria potestad o su tutela. Y solo así se podrán tratar sus datos.

Si bien los países de la Unión Europea pueden fijar una edad menor, esta no deberá ponerse por debajo de 13 años. Se debe a que la edad que hemos señalado antes para el tratamiento de datos nada tiene que ver con las que se refieren al Derecho laboral o contractual.

En España, el consentimiento de los usuarios puede darse libremente una vez que se hayan cumplido los 14 años. Así, como hemos dicho, no se necesita autorización de los tutores o progenitores. No obstante, una consultoría de protección de datos podrá ayudarte a recibir toda la información necesaria para que no sientas vulnerada la protección de tus datos.

 

Artículos relacionados

Reglamento General de Protección de Datos: entiéndelo fácilmente La implantación del nuevo Reglamento General de Protección de Datos es uno de los grandes avances que se han llevado a cabo en materia de legislación en la regulación del tratamiento de información personal por parte de las empresas. No obstante, en ...
Tratamiento datos AMPA Una Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) es la representación de los progenitores en los centros escolares y, en determinados casos, parte fundamental en la gestión de los mismos. Como toda asociación, tiene que llevar una política de dato...
¿Qué cambios se han producido en la política de software no deseado de Google?... Controlar las aplicaciones que tenemos en nuestro teléfono móvil y el acceso de estas a nuestros datos privados y su tratamiento es un trabajo que cada usuario debe permitir. Desgraciadamente, en la actualidad, existen diversas aplicaciones que usan ...
¿Pueden reclamar el derecho a la intimidad los ladrones? El derecho a la intimidad, en nuestros días, es uno de los más quebrantados. Desde los los paparazzis hasta cualquiera de las polémicas de las fotos indebidas de cualquier persona que circulan por la Red. Todos estos son casos en los que se quebranta...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *