¿En qué consisten las condiciones de contratación en una tienda online?

Las condiciones de contratación de una tienda online son fundamentales para la validez de cualquier transacción que se realice en tu negocio. En este artículo, te indicamos los distintos textos obligatorios que un ecommerce tiene que incluir y nos centraremos en las condiciones para la contratación. Finalmente, te hablaremos de cómo una empresa que venda en el canal online puede pedir asesoramiento profesional a una consultoría.

Los textos legales obligatorios en una tienda online

Para empezar, hay que decir que una tienda online está obligada a facilitar una información adicional, respecto al resto de las empresas. Según la actual legislación, son cuatro los textos que hay que incluir en la página web para cumplir con lo establecido:

1. La política de privacidad. Este elemento es fundamental, siempre y cuando se haga un uso de algún dato personal. En la práctica, todas las empresas comerciales han de incluir este apartado.

2. El aviso legal. Este texto es obligatorio, siempre que haya un beneficio del uso de una página web, ya sea por vender productos o procesar datos que, posteriormente, se van a vender. Si hay un ánimo de lucro, se tendrá que incluir.

3. Las cookies son unos elementos de software que sirven para extraer una información que, posteriormente, se utilizará para adaptar las búsquedas o los anuncios a las preferencias de los usuarios. Hoy es obligatorio incluir la información acerca de si se tienen cookies, para que el usuario decida seguir en la página o salir.

4. Las condiciones de contratación, de las que hablaremos con más detalle y que definen la relación contractual entre vendedor y cliente.

Finalmente, hay otros datos que tienen que constar como informaciones generales. Los más importantes son los datos de la empresa, haciendo constar un NIF y nombre de sociedad o persona física, así como la posibilidad de contactar con un servicio de atención al cliente.

Las condiciones de contratación, según la LSSI

La principal ley que regula la contratación de servicios online es la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico (LSSI-CE), promulgada en 2002 y que es el principal texto de referencia. Otra ley fundamental que tienes que conocer es la Ley de Defensa de los Consumidores y Usuarios (RDL), de 2007. Finalmente, en los procesos de intercambio de datos personales, tendrás que tener en cuenta lo que establezcan la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), de 1999; y el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD), de 2016.

Como principio general, tienes que hacer constar las condiciones generales de contratación en un lugar visible de la página web y, cuando se realice el registro, el usuario tiene que acceder a esa información. Por otra parte, tienes que conocer los siguientes detalles de obligado cumplimiento para las empresas. Incluir esta información es imperativo, aunque, en algunos casos, te recomendamos que la amplíes para generar confianza con el cliente.

Precios

Es fundamental que en el documento consten los precios de una forma clara y concisa, lo que incluye los impuestos que haya que pagar en función de la legislación de cada país. También hemos de hacer referencia a los gastos de envío y si estos se incluyen en el precio final del producto o se hace una mención aparte. Finalmente, si hay variaciones en los precios, en función del lugar de venta, hay que indicarlo.

Obligaciones de las partes (según la LSSI)

En el contrato general de condiciones de compra tienen que estar reflejadas las obligaciones de las partes de forma clara y concisa, tanto en lo referente al pago como en la prestación de servicios. Esta información es fundamental para posteriores realizar reclamaciones o ejercer el derecho al desistimiento o a la resolución del contrato, si se considera necesario.

Proceso de compra

Se tiene que explicar el proceso de compra, si este es necesario, para que conste este dato en el futuro. Esto es importante para que la empresa deje clara cuál es la forma de comerciar con el producto y acotar las responsabilidades, en caso de fallos.

Condiciones de compra

En este caso, hay que hacer constar los medios de pago aceptados en la transacción comercial (efectivo, contra reembolso, PayPal o tarjeta de crédito); y, en el caso de aceptar plazos, conviene delimitarlos claramente. También tiene que haber una definición clara de los plazos de entrega del producto y la forma en la que este tiene que llegar al cliente final.

​Garantías y devoluciones

Tiene que constar el periodo de garantía de forma clara y fácil de entender para el consumidor y, sobre todo, el momento a partir del cual empezarán a contar los plazos para computarlo. Otro punto que se debe incluir es la política de devoluciones de la empresa, que ha de ser conocida por el cliente antes de hacer la compra, para tomar una decisión.

Desistimiento y resolución

El desistimiento es la opción que tiene la parte compradora de echarse atrás en algún momento del proceso y, en todo documento de condiciones de compra, tendrás que incluir un plazo, en función de lo que marque la ley. También tienes que enumerar las causas de resolución del contrato, tanto para la parte compradora como para el vendedor.

Idioma y fuero judicial

Una de las condiciones que se tienen que incluir en el documento es el idioma en el que va a ser redactado y  tendrá validez a efectos legales. Esto es fundamental, sobre todo, en los casos de interpretación de léxico. Por otra parte, también constará el fuero judicial, es decir, el territorio en el que las dos partes se comprometen a dirimir sus disputas legales relacionadas con el contrato.

​Conclusión

Cuando abres una tienda online, has de ofrecer garantías legales a tus clientes. No nos hemos de engañar: uno de los principales problemas del ecommerce para aumentar el nivel de ventas ha sido la falta de confianza por parte del usuario. Te recomendamos que, además de cumplir escrupulosamente con lo que establece la LSSI, ofrezcas información adicional a tu cliente Marcarás la diferencia respecto a los demás.

Artículos relacionados

La minimización de datos en el RGPD Como ya sabrás, el próximo 25 de mayo entra en vigor el Reglamento General de Protección de Datos. Esto supone una serie de cambios muy importantes para empresas como la tuya. Por ello, en esta ocasión, queremos arrojar algo de luz acerca del princip...
Aplicación de la LOPD en la investigación científica La investigación científica está teniendo impedimentos para ejercer su labor debido a la nueva LOPD. Las Sociedades Médicas españolas como la de oncología, nos están alertando de que el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) va a gene...
¿En qué consiste el nuevo consentimiento para el tratamiento de datos? El próximo 25 de mayo de 2018 entra en vigor el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Se trata de una norma de la Unión Europea que busca mejorar la seguridad de los ciudadanos del Viejo Continente, en lo que respecta al uso que las...
Cómo proteger los servidores La seguridad en los servidores de Internet, tanto a nivel personal como empresarial, es un elemento clave en la vida de todas las personas. Actualmente, toda nuestra información (incluso aquella de cuya existencia digital no somos conscientes) se enc...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *