El RGPD otorga mayor privacidad a la política de cookies

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) actualizado nos ha traído una nueva política de cookies. Lejanos quedan los años en los que Internet se instaló en nuestras vidas y dejamos de considerar la cookie solo como una sencilla galleta con trocitos de chocolate.

Quizá te haya sucedido la típica escena en la que alguien te invita a borrar las cookies y te has preguntado: ¿y eso cómo se hace? ¿Sabes lo que es una cookie y para qué se utiliza?

Las cookies consultan la información previa del usuario

La mayoría de usuarios de Internet nos hemos encontrado alguna vez con un mensaje que nos avisa sobre el almacenamiento de cookies en nuestro navegador.

Muchos, probablemente, aceptamos el aviso sin darnos cuenta de lo que estamos permitiendo. Por ello, profundizaremos en qué son y para qué sirven.

Una cookie es un archivo que crea un sitio web. Este contiene pequeñas porciones de datos, que se transfieren entre una fuente de origen y otra de destino. Así, quien emite la información es el servidor en el que está hospedada la página web. Por su parte, el receptor es nuestro navegador.

De esta manera, el sitio web conoce nuestros comportamientos y hábitos y nos puede ofrecer información acorde a ellos. Esto permite que nuestro viaje a través de una página web sea cada vez más personalizado.

Al tiempo, el empleo de cookies hace que nuestra estancia en una web no sea privada y la información que manejemos o por la que naveguemos sea empleada por la propia página web o terceros, según sea el tipo de estos archivos que almacena nuestra información.

El RGPD incide en las cookies

La ley europea sobre tratamiento de datosCualquier operación o procedimiento técnico, sea o no auto... More personales o Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) se perfila como un conjunto de normas de la UE que supone la iniciativa más relevante, en cuanto a protección de datos, en veinte años.

La mencionada normativa, entre otras cuestiones, afecta a la política de cookies. En concreto, valora que estas pueden dejar rastros que se conviertan en datos capaces de identificarte y generar un perfil tuyo.

De este modo, en el momento en el que las cookies dispongan de la capacidad de reconocer a alguien, se consideran datos personales.

No obstante, existen cookies que no disponen de esta capacidad o no se han diseñado para ello. Son las que se emplean para publicidad, análisis, encuestas o chats. Las de índole publicitara son, habitualmente, más intrusivas.

Por un lado, las generales siguen el camino de beneficiarte a ti, como internauta, mientras que las publicitarias buscan el lucro de terceros.

La cuestión que tal vez te preguntes es: ¿realmente, estos archivos son inofensivos o intrusos? Hemos mencionado su carácter para reconocer tus pautas de conducta.

¿Cómo favorecer la protección de datos?

Desde el ámbito legal, este hecho puede comprometer tu intimidad y menoscabar tu protección de datos de carácter personal. Y todo ello sin tu consentimiento.

Es habitual que las cookies no tengan su origen en el sitio web por el que navegas. Pueden proceder de terceros que te acechan para cumplir sus objetivos comerciales.

El protagonista eres tú, sin darte cuenta de ello, mientras que terceros se benefician de tu información entre bastidores.

De esta forma, con la aplicación del nuevo RGPD, todos los organismos, compañías o empresas con páginas web que precisen recoger tu información necesitan tu consentimiento expreso.

En el caso de que seas propietario de un sitio web, has de instalar una ventana emergente en la página de bienvenida, la cabecera o el pie de la página. En ella, has de concretar de forma clara, directa e integral que tu site utiliza cookies.

E-Privacidad: más allá del consentimiento implícito

La E-Privacidad que establece el RGPD supone un valor añadido para ti, como internauta. ¿Dónde radica? ¿Cómo te protege?

Las casillas marcadas con antelación ya no son legales y el consentimiento tácito no es suficiente para garantizar la protección de tus datos de carácter personal. En este supuesto y, en especial, si se manejan datos sensibles o protegidos, será imprescindible conseguir tu permiso expreso. Este hecho no ha de dar pie a la libre interpretación.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no se pueden enviar mensajes electrónicos solo por haber visitado una determinada web. Siguiendo el RGPD, el consentimiento ha de manifestarse de forma libre, informada, específica y que no dé lugar a dudas o equivocaciones. En este caso, siempre que des tu visto bueno, aceptas que tus datos personales sean tratados.

Por último, tan fácil ha de ser consentir que se trate tu información como retirar dicho permiso. Como usuario, los propietarios de una página web han de favorecer que puedas cancelar tu suscripción a una newsletter, por ejemplo. Asimismo, han de darte la oportunidad de suprimir tus cookies y omitir que te envíen información.

¿Por qué y cómo rendir cuentas?

Al tiempo que una página web adopta estas medidas, ha de tener la capacidad de rendir cuentas. ¿Sobre qué? En relación con los datos que una entidad difunde acerca de los usuarios con servicios de terceros.

Además, el site ha de ofrecer información sobre los lugares del mundo en los que se han compartido tus datos personales.

Por tanto, la política de cookies ha de ser transparente. Cumplir con la normativa e ilustrarte han de ser las señas de identidad del funcionamiento de los datos personales vinculados a una página web.

Una acción afirmativa evidente es otra de sus características. Por este motivo, es importante que la empresa obtenga tu permiso activo y positivo. En cualquier caso, la renuncia a las cookies ha de ser una opción real.

Otro aspecto clave es que has de poder realizar la renovación en el consentimiento cada doce meses, una vez visitada, por primera vez, la web.

En definitiva, la política de cookies renovada nos favorece, como internautas, y nos protege. Todo ello con un fin: amparar nuestros datos e información de carácter personal y nuestra intimidad. Nuestros rastros en Internet ya no podrán ser empleados de forma intrusiva ni serán utilizados por terceros que vulneren nuestro derecho a la privacidad y realizar un viaje seguro a través de la Red.

Artículos relacionados

Cómo actúa la LOPD en la recogida de datos personales El nuevo Reglamento General de Protección de Datos, que entra en vigor en España el próximo 25 de mayo, ha producido numerosas modificaciones en la LOPD.El caso concreto que te vamos a exponer ahora se refiere al ámbito de la recogida de datos pe...
Los derechos de los usuarios según la LOPD Cuando pensamos en la LOPD, tendemos a imaginar conceptos legales poco tangibles relacionados con la protección de datos. La realidad dista mucho de esta teoría ya que, si bien el asesoramiento de una consultoría de protección de datos es indispensab...
Spam según la LSSI-CE El spam es un problema conocido por todas las personas que nos movemos en la cultura de Internet. De hecho, esta molesta práctica, cada vez es llevada a cabo por más y más empresas. Sin embargo, lo que pocas personas conocen es que esta práctica está...
Cómo regula la LOPD la protección de los datos utilizados en el cloud computing... Es cada vez más frecuente que las empresas decidan almacenar información online vinculada con sus actividades o se decanten por emplear herramientas informáticas de gestión a través de la Red. Debido a la creciente necesidad de gestionar las activida...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *